Más tiempo en familia, más naturaleza y más televisión: así es el tiempo libre en los pequeños pueblos

Más tiempo en familia, más naturaleza y más televisión: así es el tiempo libre en los pequeños pueblos

Más tiempo en familia, más naturaleza y más televisión: así es el tiempo libre en los pequeños pueblos

Estilos de vida propios, distintos tipos de servicios públicos y realidades diferentes conforman las desigualdades en el uso del tiempo libre entre las grandes ciudades y los pequeños pueblos, tal y como ponen de manifiesto los datos publicados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En los pueblos con menos de 2.000 habitantes, la principal diferencia con respecto a las ciudades procede de dedicar tiempo a estar en familia. Hay 11 puntos de diferencia con respecto a las ciudades con más de 1 millón de habitantes (72,5% / 61,2% respectivamente). Algo menor, pero aún importante, es la diferencia respecto a los trabajos manuales, donde el porcentaje alcanza un 20,6%, ocho puntos más que la media nacional y algo mas de 9 por encima de las cifras de las ciudades más grandes.

También son mayores en los pueblos de menos de 2.000 habitantes los porcentajes de respuesta en ver la televisión, estar con amigos, oir la radio, ir a dar un paseo, salir al campo, ir a bares, jugar a algo o ir a alguna asociación o club.

 

 

En los pueblos consumen menos cultura, hacen menos deporte y van menos de compras

Los datos del CIS ponen de manifiesto que no existen diferencias a la hora de hacer viajes entre los pueblos y las grandes ciudades, con porcentajes similares en ambos casos. También muestran diferencias pequeñas a la hora de acudir a espectáculos deportivos, estudiar e ir de compras (2,1; 3,3; y 3,3 puntos más respectivamente en las grandes ciudades).

Las grandes diferencias se reflejan en relación al consumo de cultura y tecnología. En los pueblos, el porcentaje de quienes contestan a la encuesta del CIS refiriéndose a acudir a conciertos es 12,7 puntos menor que en ciudades de más de 1 millón de habitantes y se producen diferencias en este mismo sentido en la lectura (15,7 puntos de diferencia), ir al cine, al teatro o a museos, así como a la hora de escuchar música (17 puntos).

Otras diferencias importantes hacen alusión a hacer deporte, con respuestas casi 12 puntos por debajo en pueblos de menos de 2.000 habitantes que en las ciudades más grandes. Por último, la brecha más grande se produce a la hora de escuchar música: en los pueblos, solo dicen hacerlo el 30% de los encuestados, 10 puntos por debajo de la media nacional y 18,4 puntos por debajo de los datos de las ciudades de más de 1 millón de habitantes.

Los datos del CIS ponen, por tanto, en evidencia la falta de opciones culturales que existen todavía hoy en pueblos de tamaño pequeño / mediano. Y también muestran una mayor interacción con la naturaleza, con el entorno y con actividades de carácter familiar y natural.

 

Pablo Maderuelo

Periodista y consultor

Comentarios cerrados.