El impulso a la eficiencia energética; una innovación necesaria para atraer población al medio rural

La optimización del consumo de energía y de aquellas fuentes que nos permiten asegurar el abastecimiento futuro es uno de los elementos fundamentales del proceso de transformación que estamos viviendo en todos los niveles de la sociedad, y que afecta a múltiples campos, como puede ser la agricultura, la arquitectura o la ganadería, entre otros. 

Una mejora en la eficiencia energética implica desarrollar acciones relacionadas con el impulso de la competitividad en las explotaciones agrarias, el apoyo financiero a empresas de la industria alimentaria o la producción de productos ecológicos, actividades que se benefician directamente de una disminución del precio de la energía derivado de un uso más eficiente. 

Un aspecto en el que se está incidiendo de forma significativa es la rehabilitación de edificios en zonas rurales, especialmente en pueblos de menos de 1000 habitantes. Estos presentan no solo un gran potencial a la hora de mejorar el consumo energético, sino también a la hora de mejorar las prestaciones para sus habitantes o para quienes pueden tener interés en instalarse en el pueblo, un aspecto fundamental a la hora de fijar población en el medio rural.

Comparte en tus redes sociales