El teletrabajo y las oportunidades que genera para favorecer la fijación de población y reducir los niveles de contaminación ambiental

El teletrabajo se ha desarrollado de forma notable en los últimos años como consecuencia del coronavirus. Según el Instituto Nacional de Estadística, antes de la pandemia era una práctica adoptada por un cinco por ciento de los trabajadores, cifra que actualmente se sitúa en un ocho por ciento. De tal forma, se observa un crecimiento exponencial de las empresas que ya dan a sus empleados la posibilidad de ir o no a la oficina y hay otras que incluso han determinado que cuatro semanas al año sus trabajadores pueden trabajar desde cualquier lugar del mundo, fomentando así un nuevo modelo turístico que puede ser aprovechado tanto por sitios de playa como por pueblos de zonas rurales. 

Esto ha supuesto, a su vez, una oportunidad para el medio rural, que ha notado como algunas familias se han trasladado a viviendas que antes utilizaban como segunda residencia y que ahora se han convertido o bien en su residencia habitual o en el lugar en el que pasan parte de la semana. También crecen los datos y estudios que ponen en valor cómo el teletrabajo no solo genera oportunidades turísticas o fija población, sino que también reduce la contaminación al evitar desplazamientos y limitar los atascos. 

En este episodio especial de La España Medio Llena hablamos de teletrabajo, virtualidad, cambio climático y reto demográfico.

Comparte en tus redes sociales