Nuria y la nueva vida de la casa de la tía Julia como espacio de ideas y reflexión

En marzo de 2012, Nuria compró una casa por culpa de un libro. Tras una época personal complicada, decidió embarcarse en una aventura tremendamente subversiva para una sociedad con prisa; reformar la casa de su tía Julia y convertirla en un refugio de ideas; un espacio de coworking rural con conexión 4G y tranquilidad para que sus inquilinos desarrollen sus proyectos. Una iniciativa diferente, que ofrece un producto que escasea; tiempo para pensar, un entorno alejado del ruido y de lo inmediato, en el que vivir no consiste en que te pasen muchas cosas, sino en darte cuenta de lo que te pasa, ayudando con ello a transformar una zona casi despoblada en un motor cultural. 

Comparte en tus redes sociales